Hoy quería compartir con vosotros algo diferente a lo que suelo contar aquí.
Tiene que ver con los procesos vitales por los que pasamos todos, y con la capacidad extraordinaria que tenemos las personas para darnos luz unas a otras.

Normalmente, cuando siento un bloqueo o tengo un periodo complejo en mi vida, recurro a las cartas, que son mi brújula, mi despertador y mi pasión.
Pero al consultarlas estos días, su mensaje ha sido muy claro: «Busca el factor humano«… hay ocasiones en que lo mejor para ver con claridad tu situación es contar con una de esas personas sabias, que saben escuchar y que son tan certeras con sus preguntas, que de pronto hacen que te des cuenta que el camino es muy sencillo y que sólo necesitabas disipar la niebla que no te permitía verlo.

Esa persona para mí ha sido Loly Poveda, facilitadora en procesos de cambio, y quería compartirlo con vosotros sencillamente por que a mí me ha venido genial su ayuda. Y si algo funciona, es de ley compartirlo.

¿Alguna vez has acudido a una consulta de tarot, y después te has dado cuenta que lo que necesitabas era hablar? Hablar con alguien externo, que tenga empatía para entenderte sin juzgarte y con quien puedas ordenar tus emociones e ideas. Si es así, tal vez te apetezca probar una sesión con ella.

Nosotras quedamos en una cafetería, lo que me hizo sentir más cómoda que si hubiera sido un despacho, y me resultó muy fácil conectar con ella. Ya la conocía de las clases, pero no había tenido la oportunidad de verla en su faceta profesional. Lo cierto es que una sesión con ella es bastante parecido a charlar con un amigo, pero centrándonos en resolver lo que me preocupaba.

Es una persona muy cercana, con mucha luz y verdaderamente empática. No solo da un gran apoyo emocional, sino que además es práctica y resolutiva, y cuenta con muchas herramientas para buscar soluciones y gestionar la sesión de forma productiva.

Al final me quedé con una sensación muy positiva, de desahogo, y de haber centrado mis energías más en la forma de avanzar que en lo que me retenía. Lo más interesante es que me recomendó una serie de «ejercicios» o consejos sobre mis asuntos, sencillos, pero que creo que van a ser bastante eficaces.

En fin, aquí los datos para quien los necesite.